Las legumbres ayudan a reducir la mortalidad por cáncer

Las legumbres ayudan a reducir la mortalidad por cáncer

Diana por excelencia de falsos mitos, las legumbres no solo no engordan, sino que resultan muy beneficiosas para nuestra salud. Nos proporcionan prácticamente todos los nutrientes. Organismos especializados como el Ministerio de Sanidad, la Fundación Española de Nutrición o la OMS no pueden estar equivocados y nos alientan a recuperar su consumo como hacían antaño. Sin ir más lejos, el 2017 fue el año internacional de las legumbres.

Entre sus beneficios se encuentran su alto poder saciante, su elevado contenido en fibra y en minerales esenciales, su bajo nivel en sodio… Son muy fáciles de encontrar y pueden aguantar varios meses en nuestra despensa. Además ofrecen una amplia versatilidad ya que pueden formar parte de diferentes recetas. Fuera de los fogones, no podemos olvidar, que las legumbres contribuyen a la sostenibilidad medioambiental y a mitigar el cambio climático.

Este súperalimento amplía su espectro de beneficios gracias a un reciente estudio que considera que las legumbres ayudan a reducir la mortalidad por cáncer. Investigadores del Centro de Investigación Biomédica en Red-Fisiopatología de la Obesidad y la Nutrición (CIBEROBN), en colaboración con otros grupos de investigación del estudio PREDIMED, han concluido que determinadas legumbres pueden reducir el riesgo de mortalidad por cáncer.

 

Las legumbres ayudan a reducir la mortalidad por cáncer: las cifras

Las legumbres ayudan a reducir la mortalidad por cáncer

En concreto, con el estudio se ha sabido que, aquellas personas con un consumo de lentejas, alubias, garbanzos y guisantes (de aproximadamente 27,34 gramos al día), tenían un 49% menos de riesgo de mortalidad por cáncer. Las lentejas se posicionaron como las más efectivas, mientras que las alubias ocuparon el último lugar.

Con unas cifras que estremecen (los expertos predicen un aumento del 70% en las próximas dos décadas en el número de nuevos casos de cáncer en el mundo), muchos han comenzado a llevar a cabo acciones más saludables en su día a día.

Los principales factores de riesgo de padecer cáncer son el tabaquismo, el consumo de alcohol, la inactividad física y la dieta. Y el estilo de vida cada vez está más enfocado a una vida más saludable, lejos de los excesos, y en la que la dieta resulta un pilar fundamental. Y como especialistas en platos de cuchara, en los que en su mayoría no falta alguna legumbre-, no podíamos pasar por alto un estudio tan esclarecedor sobre las legumbres.

También en primavera y verano podemos hacerles hueco en nuestra dieta, dejando los guisos de lado y apostando por su versión en ensaladas y, por qué no, también en dulces como galletas o bizcochos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *