Restaurante Ramón celebra 21 años en activo

Restaurante Ramón celebra 21 años en activo

Corría el año 2000, cuando restaurante Ramón abrió sus puertas por primera vez. La sociedad aguardaba con ilusión e incertidumbre el cambio de siglo, pero para la familia Rodríguez marcó el principio de algo que hoy en día es su vida. Ramón se aventuró en el negocio de la restauración del que ya formaba parte desde muy joven, pasando de ser camarero por más de 10 años en el Nou Manolín, a ser el gerente de su propio restaurante.

Fue exactamente el 8 de mayo de 2000 cuando Restaurante Ramón comenzó su andadura. Un día por el que se había luchado y sobre el que se desplegaron muchas ilusiones. Un día que merecía ser celebrado año tras año. Y aunque siempre se tienen motivos para celebrar, especialmente el año pasado, con motivo de nuestros 20 años en activo, nos hubiera encantado celebrarlo de alguna forma. La llegada de la pandemia mundial de la COVID-19 cambió nuestros planes -al igual que los de muchos otros-, y a pesar de que la normalidad que conocíamos todavía no ha llegado, somos positivos y creemos que la mejor celebración es seguir trabajando para ofrecer lo mejor a nuestros clientes, que muchos de ellos ya son grandes amigos.

Porque Restaurante Ramón ha cambiado mucho desde entonces, evolucionando, mejorando y avanzando con la sociedad; aprendiendo de los errores, pero siempre dando el cien por cien en cada servicio. Muchos de vosotros todavía recordaréis nuestros inicios, cuando la distribución del restaurante contaba con barra. Ubicada donde hoy en día puede verse nuestra vinoteca, era el sitio idóneo para nuestros almuerzos (algunos de nuestros clientes todavía recuerdan los bocatas y catalanas). Y a la hora de comer, no faltaban nuestros platos de cuchara, apostando por la tradición y los sabores más característicos de la gastronomía española.

Restaurante Ramón celebra 21 años en activo … y los que nos quedan


Con el paso de los años, decidimos dejar a un lado la barra, y darle más espacio a nuestro comedor. Poco a poco, fuimos dándole forma a lo que hoy tenemos con esfuerzo, sacrificio y sobre todo la confianza y generosidad de nuestros clientes. Apostamos por crear una identidad de marca, que cumpliera con los valores que Ramón tuvo en mente desde el principio: tradición, calidad, sabor, buen trato y bien hacer.

Cuestiones tan simples como el cuidado por un mobiliario sencillo, cómo y actual; mantelerías y cuberterías impecables y a conjunto; nuestro personal con su atuendo amable y atemporal… Y por supuesto, aportando variedad y calidad a nuestra carta. Nunca hemos dejado de lado lo que nos caracterizó desde el principio: los platos de cuchara y los postres caseros.

Hoy queremos desde aquí agradecer toda la confianza y fidelidad depositada por parte de nuestros clientes. Os sentimos muy cerca cuando no nos podíamos ver, pero el regreso ha sido espectacular e ilusionante. Nueva etapa se nos presenta con nuestra recién inaugurada terraza y esperamos seguir avanzado con vosotros. Hoy brindamos por nuestros clientes, por los de siempre, por los de ahora y por los que vendrán; porque esperamos poder cumplir 21 años más.

¡Muchas gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *