Ramón, ese restaurante con postres caseros para chuparse los dedos

restaurante con postres caseros alicante

Dicen que un dulce a la persona, mucho bien le proporciona. Y es que no hay nada mejor que culminar una comida con un buen postre. Los postres son la guinda a la experiencia gastronómica, capaces de mejorarla o empeorarla. Y porque a nadie le amarga un dulce, de vez en cuando, podemos disfrutar de los postres sin remordimientos.

Hoy en día la sociedad nos insta a prácticas más sanas y saludables. Estas no solo se ciñen al ámbito del cuerpo y la mente. También en lo gastronómico se experimenta cierta tendencia hacia productos frescos, de calidad, incluso ecológicos. Progresivamente estamos dejando de lado productos procesados, considerados perjudiciales para nuestra salud por incluir aditivos, colorantes y conservantes.

Y en referencia al tema de los postres, ocurre lo mismo. En nuestra lista de la compra seguro hemos dejado de incluir bollos con chocolate, pasteles azucarados o tartas congeladas. En su defecto, sí apuntamos las principales materias primas: harina, azúcar, huevos, leche, cacao, nata, y un largo etcétera.

Un restaurante con postres caseros es SINÓNIMO DE calidad y atención Al cliente

Postres hay muchísimos pero las recetas tradicionales nunca fallan. Como sabéis, nuestra cocina se caracteriza por la tradición y las materias primas, y en cuestión de postres ocurre igual. Las recetas tradicionales nos regalan postres llenos de sabor. Postres capaces de hacer retroceder en el tiempo a aquellos que los degustan. Y como no despegamos los pies de la tierra, somos conscientes de las intolerancias alimenticias. Por ello, el nuestro también es un restaurante con postres caseros aptos para celíacos.

restaurante con postres caseros alicante

En restaurante Ramón encontraréis postres caseros tan típicos como el flan, las natillas, el arroz con leche, el tocino de cielo o la leche frita. Gracias a estas recetas, hemos sentado las bases para la creación de otros postres que tienen la personalidad de nuestro restaurante. La bomba o el supremo de chocolate blanco son algunos de nuestros postres caseros más característicos y personales. Solo los encontraréis en restaurante Ramón.

Un restaurante con postres caseros es claro ejemplo de un lugar en donde la calidad y la atención hacia el cliente son fundamentales. En nuestro caso, brindar postres caseros es una forma de identificarnos. Ofrecer un producto de gran calidad, único, que solo nosotros podemos presentar. Es aquello que puede marcar la diferencia y provocar en el cliente el deseo de querer volver.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *