Los beneficios de la cerveza, una bebida refrescante y muy saludable

beneficios de la cerveza

Nada sienta mejor en verano que una cerveza bien fría para afrontar las altas temperaturas. Y para los auténticos amantes, también en invierno… a pesar del frío. Sus múltiples componentes la convierten en una bebida muy beneficiosa para nuestra salud. Eso sí, mientras no abusemos.

La cerveza se compone principalmente de agua, cebada y lúpulo, ingredientes sobre los que recaen grandes beneficios. Los más recientes estudios, le otorgan a la cerveza la capacidad de curar el cáncer. Los investigadores se fundamentan en el lúpulo y actualmente se están llevando a cabo importantes estudios sobre dicha afirmación.

Pero de entre los beneficios de la cerveza comprobados, podemos destacar principalmente, que es diurética. Esto se debe a su contenido en agua y en lúpulo, una planta muy utilizada en la antigüedad por sus propiedades medicinales. Si la cerveza contiene alcohol, esta propiedad diurética puede verse disminuida, ya que el alcohol deshidrata.

Los beneficios de la cerveza para con las enfermedades

Si consumimos cerveza con moderación, esta puede ofrecernos múltiples beneficios para con algunas de las enfermedades que a continuación se detallan:

Es capaz de prevenir y/o controlar la diabetes, gracias a la fibra soluble y a los polifenoles, a los minerales y a su baja graduación alcohólica. Estos compuestos pueden modificar la flora intestinal, mejorando la inmunidad intestinal.

Protege frente a enfermedades neurodegenerativas. La cerveza contiene silicio que reduce la biodisponibilidad de aluminio en plasma y tejido cerebral que provocan enfermedades como el Alzheimer.

Refuerza en sistema inmunológico y previene enfermedades infecciosas.

beneficios de la cerveza

Previene la osteoporosis y ayuda a mantener los huesos más fuertes y sanos. Los fitoestrógenos y su alto contenido en silicio, contribuyen a conectar tejido óseo y músculo.

Reduce el riesgo cardiovascular. La cerveza podría ayudar a evitar la oxidación de las células; los científicos han vinculado el consumo moderado de cerveza con un menor riesgo de cardiopatías, gracias también a sus cualidades antiinflamatorias. Puede disminuir el riesgo de infarto de un 25 a un 40%.

Y llegados a este punto, ¿cuánto se considera un consumo moderado para obtener todos los beneficios de la cerveza? Los expertos aconsejan que para hombres la medida se sitúa entre 2 y 3 cervezas al día, mientras que para las mujeres el consumo idóneo es de 1 a 2 cervezas diarias.

Sus opciones con o sin alcohol, la han convertido en una de las bebidas más consumidas en nuestro país. Además, una caña de 200ml solo contiene 90kcal, mientras que si la misma es sin alcohol, se reducen a tan solo 34kcal. Sin fundamento queda pues, aquello de la barriga cervecera, la cual se debe a una mala alimentación y a la falta de ejercicio físico.

Por tanto, la cerveza puede incluirse perfectamente dentro de la denominada Dieta Mediterránea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *